El Evangelio del Reino

Send by email

El Evangelio que proclamamos es el mismo que nuestro Maestro Yahshúa y Sus apóstoles predicaron en el siglo I, el cual demanda, nada menos que la rendición absoluta de todo lo que tienes y eres, por causa del Reino de Dios. Él entregó todo por nosotros, ahora deseamos hacer lo mismo por Él. Más que un cambio de credo o filosofía, salvación conlleva un cambio de vocación y ubicación, una total inmersión en una vida revolucionaria de amor y paz. Los artículos de esta sección explican las muchas facetas del evangelio y sus resultados radicales.

Oprimir: Gobernar o manipular con imposiciones crueles o injustas poniendo a la gente bajo exigencias irrazonables; ejercer la autoridad de manera dura y cruel; silenciar y sofocar el clamor del corazón humano.
La parábola que contó Yahshua1 el Mesías en Mateo 21:33-44, era autobiográfica. 1. Yashua es el nombre hebreo original del Salvador.
No hay fuerza más poderosa en todo el universo que el amor de Dios. Ninguna otra cosa puede alcanzar lo profundo del alma humana brindando sanidad y esperanza verdaderas.
Era un día soleado y caluroso. Andrés y su padre iban por el polvoriento camino hacia Jerusalén. El padre, con su cabello blanco por la edad, caminaba delante; todavía se conservaba muy fuerte.
Malaquías escribió algunas de las últimas profecías registradas en el Antiguo Testamento. Las últimas palabras antes de un silencio de cuatrocientos años.
Por gracia se es salvo por medio de la fe (Efesios 2:8), ¿exime esto al creyente de obedecer los mandamientos? -Si es así: ¿Por qué Jesús y sus apóstoles pusieron tanto énfasis en los mandamientos? -Si no es así: ¿Qué consecuencias tiene el no obedecerlos?
Mi vida empezó como la tuya. Uno entre trescientos millones de espermatozoides llegó hasta el pequeño óvulo; el que contenía la clave de entrada, a pesar de no haber llegado el primero. Los demás murieron sin cumplir su misión. Yo fui elegido. ¿Para qué? ¿Cuál sería mi propósito?
No hay nada más apasionante para un verdadero creyente que mirar en las escrituras y ver cómo las profecías se han cumplido. Esto aumenta la fe en Dios y en su testimonio. Una de las profecías que más asombrosamente se ha cumplido del Antiguo Testamento es la de la salida de los judíos de Babilonia para ir a reconstruir Jerusalén.
Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y toda tu fuerza. (Deuteronomio 6:4-5)
"Porque El nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado, en quien tenemos redención: el perdón de los pecados.” Colosenses 1:13-14
Gracia… fe… obras… palabras comunes, pero ¿qué es lo que realmente significan? ¿De dónde viene la fe y cómo funciona la gracia? ¿Cuáles son las obras que no nos salvan y cuáles son las obras para las que fuimos salvos? Y en definitiva, ¿qué es la salvación?
“Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo. El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.” (Lucas 14:26-27)
Había una gran conmoción en la ciudad. Los fundamentos del templo de Jerusalén habían sido enteramente sacudidos.
Re-encarnación se define como el renacer del alma en otro cuerpo, y ha sido motivo de fascinación y esperanza para un incontable número de hombres y mujeres durante miles de años. Quizá, porque se asemeja a algo que está en el corazón del Creador, a cuya imagen hemos sido creados.